Nicole L'Huillier | Contenedor + Contenido

Contenedor + Contenido

Instalación sonora dentro del marco del FESTIVAL TERRITORIO ABIERTO – festival de experimentación urbana Santiago – Buenos Aires, Junio 2011.

Viernes 17 Junio 2011 / 13.00 hrs

CONTENEDOR + CONTENIDO, CACOFONÍA DE LO COTIDIANO

Nicole L’Huillier
Pasaje Philips

Descripción de la acción:

Intervención sonora interactiva en el pasaje Phillips (Santiago centro), se cubren 20 m2 (4 x 5 mts) del pasaje con una alfombra sonora, construida con burbujas de aire y rellena con juguetes y elementos que suenan, bombitas de agua con aire, papel arrugado. Se dispone en un sector que obliga que la persona pase por ahí para poder llegar al final del pasaje, haciendo de esta alfombra, parte innegable del recorrido del pasaje. La alfombra dura lo que tiene que durar, el material con el cual está hecho, 100% análogo, emite sonidos y a su vez se deteriora. El lugar de disposición y la hora, entregan diversidad de individuos que pasan por el lugar, siendo este un pasaje comercial, de oficinas y restaurantes.

El sonido aparece y se apodera del espacio cuando los peatones caminan por ahí. La gracia es que el proyecto denote el sonido en un acto cotidiano, un poco denotar la importancia del individuo y sus acciones como parte de un sistema mayor, la ciudad, entendiendo esta como una colección de ritmos envolventes. La idea es rescatar estos sonidos y posterior a la intervención, tomarlos y reinterpretarlos como una composición de lo errático, una cacofonía de lo cotidiano.

Se hace un registro sonoro de la gente pasando por esta alfombra, y como esto dialoga con el entorno.

______


Todo suceso tiene una respuesta espacial, todo tiene lugar en el espacio, entendiendo que existe innegablemente una condición espacial de la música, de los sonidos, donde estos nos afectan emocionalmente en mucho sentidos, ya que estos nos envuelven y nos obligan a traspasar nuestros propios limites de lo físico, para reconfigurarnos en cada instante como un ser envuelto y vulnerable ante la experiencia sonora, un ser que pasa a ser parte de un contenido que configura nuestro propio contenedor.

Un ser que habita en estas ciudades, que forma parte del paisaje rítmico, ser que junto con la alfabetización de ruidos (palabras), puede traspasar sus propios limites para configurarse en un minuto como ser formal, y luego en el mismo instante, ser resonante dentro de las fachadas de una melodía viviente.